Playacar, Playa del Carmen, Quintana Roo.

Rodeado de una exuberante vegetación en la zona residencial ,El cliente partio de la idea de conservar  elementos naturales como lo son los   alcatraces, los cuales fueron incluidos en la herrería y los accesorios de la residencia dotándole de estilo y una personalidad muy singular.